sábado, 7 de enero de 2012

Honrando a la mujer Salvaje que, además, es madre

A lo hora de maternar, dejo que mi alma hable, y a veces no me gusta lo que oigo. Entiendo que no puedo ser "súper-mami" las 24 horas al día, aunque lo intente. Quiero ser coherente con mi maternidad. Trato de serlo, pues maternidad consciente es para mí maternidad coherente. Pero también lo es el saber hasta dónde puedo llegar, cuáles son mis limitaciones, y tratar de ir un poco más allá sin exigirme, aunque a veces me cuesta. Ir más allá. No exigirme.

No pongo etiquetas en "El Rumor de las Libélulas" sencillamente porque no soy de etiquetas, ni con la maternidad ni con otros aspectos de mi vida. Las etiquetas me hacen sentir que tengo que encajar en esa coherencia, que no me puedo salir de la manada, que tengo que seguir unas reglas. No digo que sea así para todas, pero lo es para mí (creo que todavía soy demasiado exigente, y eso me pesa...).
Nunca he encajado bien en los grupos, y eso que lo he intentado.
He sido siempre muy extremista y controladora y he defendido mis ideas a capa y espada, creyendo que eran las más acertadas, las más sabias. He perdido mucha energía por ese camino, aunque también he aprendido a no enfadarme conmigo misma por equivocarme...

Y con la maternidad, por fin, he aprendido , por fin, que cada una y cada uno tenemos nuestro propio camino, y que no hay un camino mejor que otro. Y también he entendido por qué siempre sentía que "me echaban" de los grupos... es que no tenía que estar ahí.
Caminar sola, para mí, es caminar libre. Aunque en el camino no me sienta sola :)

Defiendo el derecho de las mujeres que son madres a defender como lobas lo que es suyo, es decir, su derecho a un parto respetado y una crianza libre y sin complejos. Entiendo y apoyo a las mujeres que lo hacen, ellas ayudan a muchas otras y abren caminos para que poco a poco podamos cambiar el mundo (¡porque podemos hacerlo!). Entiendo que muchas necesitan darle alas a la mujer Salvaje que habita en ellas, y que todavía dormita y que NECESITA SER DESPERTADA YA.

Sueño con el día en que no sean necesarias estas etiquetas, el día en que, simplemente, podamos llevar nuestros embarazos y partos con empoderamiento y confianza, honrando nuestra "esencia femenina instintiva".
Sueño con esta mujer salvaje que no necesitará ser despertada a golpe de instrumental médico, con episiotonomías, cesáreas innecesarias, oxitocina impuesta, fórceps y vacuoextractores, críticas y proyecciones negativas ajenas sino que florecerá después de buecar en sus profundidades
Sueño con esta mujer salvaje que no será reprimida desde la niñez, con el despertar de esta mujer que conoce y anda su camino, con los pies descalzos, libre de los prejuicios y críticas de los demás, en especial de sus hermanas mujeres y comadres.
Sueño con que se pierda el miedo a la mujer poderosa que una es cuando está embarazada, que no se pierda el miedo a expresar nuestra animalidad durante el parto, que podamos llegar a dar a luz llenas de majestuosidad y gozo.

Cuando seamos conscientes de lo poderosas que somos cuando estamos embarazadas y cuando parimos, cuando no tengamos miedo de nuestros cuerpos, a nuestra desnudez emocional y física, experimentaremos gozo, amplitud y profundidad

Todas y todos soñamos con que el mundo cambie. Yo sueño también con que se pierda el miedo a este cambio. Así que si nos sentimos reivindicativas*, ¡adelante!
Así que  quien quiera poner banners, etiquetas, en su blog ¿por qué no hacerlo? Como decía en un post anterior, cada madre debería disfrutar de su maternidad con un color y un sabor auténticos. Muchas han despertado a su mujer salvaje con la maternidad, y una vez despertada, ¿quién no lucharía por conservarla siempre?
Somos madres, somos lobas. Cada una con su huella, con su aullido, pero somos una manada.

Aúuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!!

*Yo reinvindico que la mujer salvaje sea despertada para una concepción, embarazo y parto conscientes con tres lecturas imprescincibles y con mucha, mucha naturaleza, desnudez, conexión, luna, apertura, comunión....:
"Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer", de  la Dra. Christiane Northrup (de sus casi 900 páginas, más de 100 páginas sobre la fertilidad, concepción, embarazo y parto, sincera, rotunda, coherente)
"Mujeres que corren con los lobos", de Clarissa Pinkola Estés
"La maternidad y el encuentro con la propia sombra", de Laura Gutman
 

13 comentarios:

Gemma y la manada dijo...

Noraya me encanta como expresas las cosas. Admiro también tu serenidad. Yo suelo expresar las cosas más bruscamente y a veces se pierde parte del mensaje en las formas. Me encanta aprender con tus escritos. Comparto tu sueño del cambio, ya lo sabes. Quizá estoy en un momento diferente al tuyo aunque me noto en permanente cambio, aún me siento muy puérpera, extremadamente sensible y reinvindicativa y con muchas ganas de gritar al mundo que las cosas se deben hacer de otra manera (porque no veo a mi alrededor el cambio), pero quiero también bajar la guardia y vivir esto con más tranquilidad y paz. Y leyéndote veo que el color de mi maternidad me gusta y me gusta ser diferente aunque a veces sea incomprendida y me gusta saber que aún bajando la espada mi maternidad es ya tan consciente y mi empoderamiento (recién descubierto) son tan fuertes que en verdad no corren peligro. Espero alcanzar un día tu serenidad porque sé que disfrutaré mucho más. Pero siento que avanzo en una dirección que me gusta. Gracias por contribuir a mi propio crecimiento. Besos de loba, no sin razón considero a mi familia una manada.

Noraya dijo...

Hola Gemma!
Qué bueno verte por aquí de nuevo!
Gracias por ayudarme a verme desde otra perspectiva... ojalá pudiera ser siempre igual de serena... es simplemente que hay aspectos de mi vida en los que me siento así por un trabajo hecho en constante movimiento, pero en otros me siento todavía insegura y con "la espada en alto"...
Disfruta de tu puerperio, es un GRAN MOMENTO para crecer y conocerse mejor a una misma...

Un abrazo de loba,
Noraya

María dijo...

Hola Noraya,
gracias por tus palabras, como siempre, me hacen pensar...
Creo como Gemma que yo estoy aún en una fase anterior, mi bebe tiene sólo 9 meses y ando aún con la espada en alto. Además, por loq ue nos ha tocado vivir hemos tenido que pelear mucho por nuestros derechos, por estar juntos, por tomar nuestras propias decisiones en un entorno en que la mayoría cree que lo puede hacer por tí, y que cuando reclamas tu papel se ponen a la defensiva...
Por suerte yo estaba ya empoderada desde incluso antes de mi embarazo y desde el principio no tuve miedo de esa mujer salvaje y gracias a eso he podido ahorrar a mi pequeño mucho sufrimiento innecesario, pero aún así las circunstancias eran complicadas y no todo pudo ser como hubieramos querido.
Pero ya estoy cansada. Ya no tengo ganas de pelear. Estoy agotada de vivir con la espada en alto, y quiero bajarme. Lo que pasa es que ahora no sé cómo. Siento que estoy a la defensiva en estos temas, no porque no los tenga claros, al revés, más bien porque de claros que los tengo siento que hay que gritarlos bien alto para que ese cambio llegue. Es que al primer juicio que escucho sobre cómo vivo con mi niño saco las garras y me lío a despotricar... ala pues no haberse metido en lo que no les llama. En fin, que esto es agotador y yo ya tengo que cambiar de fase. Ahora a ver cómo lo hago, que la inercia pesa y mucho...
Igual hasta me pienso lo de las etiquetas en el blog.. juas!
Un beso nena y gracias por tus palabras.

María dijo...

Por cierto gracias por esas referencias, me pongo a leer, ya! :)
Un beso

Noraya dijo...

Hola María bonita...
Como sabes escribí esta entrada pensando en tí y en mujeres que han pasado por situaciones parecidas... Hay un blog que me gusta mucho de una mujer que lo pasó bastante mal y ahora es una guerrillera de primera fila. El blog se llama "Dolce far niente" (www.ladyvaga.es. Y nada más lejos de la realidad, esta mujer no para. Y estoy segura de que ayuda a muchas!

Date un tiempo, si necesitas gritar, grita. Hy si estás cansada, descansa. Pero sobre todo disfruta todo lo que puedas...! La incercia no es buena, venga de donde venga, pues las acciones que provoca no nacen del momento "presente"...
Creo que la lucha siempre está en nuestro interior, a veces muy en lo profundo, y que si centramos la energía en no luchar "adentro", el exterior se transforma. Es muy mágico, aunque no siempre es fácil de lograr... Con paciencia y mimo, siendo madres para nosotras mismas, manteniendo una relación íntima con nuestros deseos de cada momento...

Como le decía a Gemma, para mí hay aspectos de mi vida en los que esto es fácil y otros en los que tengo que poner todavía mucho amor y paciencia...

Un abrazo cariñoso y besos de loba, ¡aullemos juntas! Aúuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!

Ishamommy dijo...

Hola Noraya,
esto que hacemos ya es bastante, abrir camino algunas veces es difícil otras saberse rodeada de madres que imaginan y crean el mundo de la maternidad igual a nosotras, un mundo donde a los niños se les respeta, se les cuida, se les protege. En mi país México, la gente está acostumbrada a trabajar de día y de noche, a no parar. No hay tiempo para la maternidad y si aalguien se atreve a quedarse en casa con sus hijos es una floja a la que estudiar la carrera en la universidad no le ha valido de nada. Es grandioso sentirse acompañada de mujeres como ustedes.
Un abrazo grande y auuuuuuuu! :)

María dijo...

Supongo que ya la conocereis, pero por si acaso:

...Canto a las mujeres, que como las lobas
bailan y aúllan a la luna.
Juntas y salvajes van por las montañas,
Van en libertad y son hermanas...

http://lafamiliagarrapata.blogspot.com/2011/12/la-luz-de-la-risa-de-las-mujeres.html

Cocolina dijo...

Noraya, qué fuerza desprende esta entrada! Una se siente agradecida de ser mujer tras leerla. Gracias! Así me sentí yo pariendo y en muchas ocasiones durante los primeros meses, con ganas de aullar...
Yo tampoco soy de colocar etiquetas en mi blog, aunque me gusta verlas y entiendo que crean identidad.
Un gran abrazo :)

Noraya dijo...

Cocolina! Pienso igual que tú, a mi también me gusta verlas y que se muevan por ahì.
Deberíamos sentirnoa orgullosas de ser mujer SIEMPRE, y aullar siempre que lo necesitáramos, aullarle a la luna, besar la tierra, cantar juntas...
Gravias por pasarte por aquí, ¡te abrazo!

Anabella dijo...

Noraya, me gusta como has explicado lo que sientes, y me gustaron los comentarios que te han dejado. Me gusta ver que existe gente como yo, y me gusta ver como van "evolucionando".
Hace 2 años que nació mi pequeña, y al principio iba con la espada en alto, como dicen por arriba. Creo que es normal, que es una etapa por la que pasamos porque TENEMOS que pasarla, porque todo sucede por algo.
Yo no me di cuenta, pero mis amigas me dicen que he cambiado mucho... que "evolucioné", que ya no "ataco" a los que piensan diferente, que no voy con mi super escudo defendiendo lo que pienso. Lo digo, si, pero mucho más moderada... No se cuál será mi siguiente etapa, pero esta me está gustando mucho :)
Gracias por tus palabras
Abrazos
PD: Apunto los libro en la lista de "Leer sin falta".

Noraya dijo...

Isha! Qué bueno volver a leerte! :)
Yo también me sentí muy acompañada cuando leí que habias "parado" para estar con tus hijos...
Nur estará conmigo hasta los 3 años y medio, y no tenemos que dar explicaciones a nadie, si no es creativamente y con amor, mi huella de loba es dponer toda mi energía en disfrutar de mi cría... y hacerlo libremente, y no gastarla luchando contra el mundo, eso me deja agotada. Creo que la mejor arma y la revolución más auténtica y verdadera es la alegría!!

Querida María! Sí, conocía la canción (y la entrada) es bellísima!
Un abrazo fuerte a cada una! Alegría!!

Noraya dijo...

Anabella, Gracias por pasarte por aquí, qué bien se siente lo que cuentas, ¿verdad?

Un abrazo!

Celeste dijo...

Hola querida, recién te leo, vi tu link en fbook, felicitaciones! y gracias porque tu mensaje es parte de muchas de nosotras.
Namasté

Celeste

Publicar un comentario en la entrada